Un principio para ser sabio!


El fruto del justo es árbol de vida; Y el que gana almas es sabio
Proverbios 11:30


Uno de los principios y valores que todos los creyentes debemos tener arraigado en nuestros corazones es el Evangelismo. Dios nos ha llamado alcanzar las naciones con el mensaje del evangelio, este mensaje de buenas nuevas que trae esperanza y salvación a las personas quebrantadas y con vidas sin rumbo.

Debemos reconocer que el corazón de Dios palpita evangelismo (por sus almas). Dios desea que nadie se pierda, que todos prosigan al arrepentimiento. El plan de Dios para la humanidad es su salvación, no hay un nuevo plan, el plan sigue siendo el mismo: “buscar y salvar lo que se había perdido”.

Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.
Lucas 19:10

Nosotros tememos la responsabilidad de parte de Dios para que el evangelio sea llevando hasta los fines de la tierra, lo cual lograremos únicamente cuándo seamos consumidos con la misma pasión, amor y obediencia mostrada por Jesus. Debemos ser reconocidos por un carácter de urgencia y determinación, para ver el amor de Dios llegar a la humanidad que se encuentra perdida y sin esperanza.

Id, pues, y aprended lo que significa: Misericordia quiero, y no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores, al arrepentimiento.
Mateo 9:13

En todo tiempo nuestra oración y acción debe ser el poder cumplir con este mandato. Que el amor de Dios nos mueva a cumplir con esta misión.

Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos murieron
2 Corintios 5:14

En nuestra iglesia estamos convencidos, según nuestro contexto, que el ahora es un tiempo en el que se debe cambiar la predicación con traje y corbata gritando para que nuestra voz sea escuchada, atemorizando sobre el infierno a todos, mientras se apuntaba con una gran Biblia negra a las personas. Pero con decir esto NO estamos afirmando que no debemos de ir a la calle a predicar o que debemos cambiar el mensaje; el mensaje seguirá siendo el mismo hasta el fin de los tiempos. Es posible que sea el tiempo en que debemos abrir nuestras casas, y poner sobre nuestra mesa café y galletas, e invitar a personas a una conversación con nosotros en la que queremos presentarnos y más importante aún, poder conocerlos. Si Dios lo permite, esa conversación pueda terminar en oración, y si esto se hace de manera repetida, con gracia y amor en la presentación del evangelio, lo más probable es que demos fruto de salvación en personas absolutamente desconocidas. Esto puede hacerse de mil formas, pero es necesario que esté en nuestras agendas; porque de otra manera no ocurrirá. Pablo encomendó el evangelio en la agenda de Timoteo:

Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio.
2 Timoteo 4:5

Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él
Juan 3:17

En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él.
1 Juan 4:9

En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.
1 Juan 4:10

 


 

Soluciones verdaderas

/
Nuestro Devocional...  …

Estás completo con Dios?

/
Estás completo con Dios??   1 Corintios 4:7 7 Porque…
Paso De Fe

Jamás te apresures

/
Jamás te apresures a caminar sin ella. Lámpara…

Dios está con nosotros

/
Dios está con Nosotros 1 Llevado, pues, José…
Adora al Señor tu Dios, y él bendecirá tu pan y tu agua. Yo alejaré de ti la enfermedad

Dios tiene todo el control

/
  Salmos 121 1 Alzaré mis ojos a los montes;     ¿De…
Adora al Señor tu Dios, y él bendecirá tu pan y tu agua. Yo alejaré de ti la enfermedad

Nuestra primera Iglesia es nuestra casa

/
Cuando en el Nuevo Testamento se habla de Iglesia, siempre…

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *