Sin Preocupaciones en Dios

¿Qué hacer con las preocupaciones?


25 Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?
26 Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?
27 ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo?
28 Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan;
29 pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió, así como uno de ellos.
30 Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe?
31 No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?
Mateo 6:25-31


 

El concepto de preocupación se expresa de diferentes maneras en las Escrituras:

  • Ser impaciente
  • No tener paz
  • Estar ansioso
  • Estar distraído
  • Estar preocupado
  • Estar lleno de problemas
  • Estar lleno de cargas
  • Estar angustiado
  • Tener el corazón cargado
  • Estar desesperado

 

Una de las características específicas de la preocupación es el enfoque negativo, cuando nos preocupamos demasiado, desperdiciamos el tiempo especulando lo que puede o no llegar a suceder; y encima de esto, esperamos y tememos lo peor.

Existe una línea muy delgada entre la preocupación destructiva y la preocupación constructiva. Es posible que tratemos de defender nuestra tendencia a preocuparnos argumentando que es un comportamiento saludable; sin embargo, debemos ser honestos y analizarnos con más cuidado para conocer nuestro corazón y motivaciones.

He aquí, tú amas la verdad en lo íntimo, y en lo secreto me has hecho comprender sabiduría.

Salmo 51:6

 

Comparación entre los tipos de preocupación:

Preocupación constructiva Preocupación destructiva
Paraliza Motiva
Disminuye la creatividad Aumenta la creatividad
Apaga la iniciativa Promueve la iniciativa
Produce impaciencia y ansiedad Produce el análisis
Pretende controlar el futuro Pretende mejorar el futuro
Teme lo peor Espera lo mejor
Se muestra negativo Se muestra positivo hacía con otros
Aleja la mente de lo importante Dirige la mente hacia lo importante

 

La preocupación pone de manifiesto que nos estamos atribuyendo la responsabilidad y la carga de buscar aquello que Dios ya ha prometido darnos.

La preocupación destruye nuestro cuerpo, que es el templo del Espíritu Santo. Puede acarrear enfermedades físicas, tales como hipertensión, problemas cardiovasculares, dolor de cabeza, resfriados, úlceras y padecimientos estomacales.

La preocupación pone de manifiesto que realmente no le creemos a Dios que nos dice que él proveerá lo que necesitamos para satisfacer todas nuestras necesidades.

Cuando te preocupas sobre un problema, no te acerca ni un centímetro a la solución. Es como sentarse en una mecedora, mucha actividad, energía y movimiento; pero sin avance.

Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.

Filipenses 4:19

La preocupación no debe formar parte de un hijo de Dios, ya que esta no resuelve nada. En el Sermón del Monte, Jesús nos da muchas razones de por qué no necesitamos preocuparnos!

Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.
1 Ped 5:7

 


Sin Preocupaciones en Dios

 

Soluciones verdaderas

/
Nuestro Devocional...  …

Estás completo con Dios?

/
Estás completo con Dios??   1 Corintios 4:7 7 Porque…
Paso De Fe

Jamás te apresures

/
Jamás te apresures a caminar sin ella. Lámpara…

Dios está con nosotros

/
Dios está con Nosotros 1 Llevado, pues, José…
Adora al Señor tu Dios, y él bendecirá tu pan y tu agua. Yo alejaré de ti la enfermedad

Dios tiene todo el control

/
  Salmos 121 1 Alzaré mis ojos a los montes;     ¿De…
Adora al Señor tu Dios, y él bendecirá tu pan y tu agua. Yo alejaré de ti la enfermedad

Nuestra primera Iglesia es nuestra casa

/
Cuando en el Nuevo Testamento se habla de Iglesia, siempre…

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *