Dios es escudo.


Después de esto, la palabra del Señor vino a Abram en una visión: ‘No temas, Abram, yo soy tu escudo, tu gran recompensa
Génesis 15: 1 


Cuando tememos por alguna circunstancia, Dios nos dice: «Yo soy tú escudo».

Dios nos declara a través de su Palabra: «Yo soy tu escudo». No deberíamos pensar en un escudo pequeño que cubra solo el área del pecho, sino más bien un escudo que se extienda de la cabeza a los pies y que proteja completamente cada parte por completo; tal escudo ofrece protección en todo momento contra cada ataque del enemigo.

Cuando declaramos que Dios es nuestro escudo, abarcamos dos cosas específicas:

  • Dios es nuestra protección en tiempos de duda.
  • Dios nos rescata en tiempos de peligro.

Debemos tener muy en cuenta el no equivocarnos con las palabras de Dios, Él no dice: «Te daré un escudo», sino «Soy tu escudo». Dios nos confirma que Él es quien nos defiende y no permite que los ataques del enemigo nos impacten, lo que significa que tenemos un escudo que es omnipotente, inmutable, omnipresente, omnisciente y eterno. Ese escudo no puede ser derrotado bajo ninguna circunstancia.

No podríamos estar en una mejor posición. ¿Quién puede derrotarnos cuando Dios mismo es nuestro escudo? El gran mensaje es claro, si Dios es nuestro escudo, no tenemos por qué temer!


Soluciones verdaderas

/
Nuestro Devocional...  …

Estás completo con Dios?

/
Estás completo con Dios??   1 Corintios 4:7 7 Porque…
Paso De Fe

Jamás te apresures

/
Jamás te apresures a caminar sin ella. Lámpara…

Dios está con nosotros

/
Dios está con Nosotros 1 Llevado, pues, José…
Adora al Señor tu Dios, y él bendecirá tu pan y tu agua. Yo alejaré de ti la enfermedad

Dios tiene todo el control

/
  Salmos 121 1 Alzaré mis ojos a los montes;     ¿De…
Adora al Señor tu Dios, y él bendecirá tu pan y tu agua. Yo alejaré de ti la enfermedad

Nuestra primera Iglesia es nuestra casa

/
Cuando en el Nuevo Testamento se habla de Iglesia, siempre…
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *