¿AMAMOS A DIOS?


Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero.
1 Juan 4:19


Para los cristianos el amor es la base de toda nuestra conducta y de todo nuestro servicio hacia Dios como agradecimiento. Dar la vida en la cruz del Calvario es la expresión suprema del amor. Juan dijo «Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos«.

Dios se agradó del sacrificio de Cristo por nosotros y fue aceptado para expiar nuestros pecados. Jesús es la propiciación por nuestros pecados, y por los de todo el mundo. De nuestra parte, los sacrificios y ofrendas espirituales que Dios desea, los menciona Pablo, y la ayuda que los filipenses le dieron a él, lo llama «olor fragante, sacrificio acepto, agradable a Dios»; Por tanto, debemos ofrecer sacrificio de alabanza, fruto de labios, hacer bien y dar la ayuda mutua. Estos son los sacrificios de los cuales se agrada Dios.

Los hijos deben llegar a ser como sus padres, deben imitarlos en lo bueno, Jesús anduvo en amor imitando lo que vio y aprendió de su Padre, porque lo amaba; nosotros los cristianos debemos también andar en el amor que se demostró en el Calvario, el amor que sacrifica todo, esto solo es posible realizarlo si en verdad amamos a Dios.

Por lo tanto, los que no practican la justicia, y que no aman a sus hermanos no son hijos de Dios
1 Juan 3:10

 

Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados.
Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante.
Efesios 5: 1-2

 

La palabra hijos se emplea muchas veces en el Nuevo Testamento para dar énfasis a alguna cualidad de carácter: hijos de luz, hijos de paz, etc., También es utilizado de forma negativa para denotar pertenencia. La Biblia menciona que Jesús dijo que los judíos no eran hijos de Abraham, porque no hacían las obras de Abraham, por el contrario, dijo que su padre era Satanás porque hacían las obras de él.

Debemos de tener cuidado cuando nuestras obras demuestran que no amamos a Dios, andando sin amor.


 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *