La clave para ser amigos de Dios… ir despacio y estar en silencio.

La clave para ser amigos de Dios…

Si queremos lograr una relación profunda con Dios, tenemos que ir despacio y estar en silencio…

La comunión íntima de Jehová es con los que le temen…»

La amistad con Dios es como cualquier otra amistad – tienes que dedicarle tiempo. Si no le dedicas tiempo a tus amigos, no son tus amigos. Toma tiempo para tus amigos. Y si Dios va a ser tu mejor amigo, tienes que dedicarle lo mejor de tu tiempo a Él.

La Biblia dice: “Estad quietos, y conoced que yo soy Dios…” (Salmo 46:10).

Es necesario tener un tiempo diario a solas con Dios. Tienes que tomar tiempo, para que puedas conocer mejor a Dios.

La comunión íntima de Jehová es con los que le temen,
Y a ellos hará conocer su pacto..” (Salmo 25:14 )

La mayoría de la gente no conoce acerca de Dios. Ellos no saben cómo actúa Dios. No saben por qué El hace lo que hace. Y ellos no saben lo que está pasando en el mundo. ¿Por qué? Porque la amistad de Dios se reserva para quienes lo buscan. Ellos van despacio, se quedan quietos y pasan tiempo con Dios. ¿Cómo podría ser amigo si nunca pasas tiempo con él? No es amigo. Nunca vas a tener a Dios como tu mejor amigo si tu relación con Él consiste solo en asistir a actividades de la iglesia. Tenemos que leer la Palabra de Dios y preguntarle: «Dios, ¿hay algo que quieras decirme?» No tienes que utilizar frases o palabras sofisticadas. Solo tienes que hablar con Él de manera sincera.

La Biblia lo dice así en Mateo 6:5-6 “Cuando oren, no sean como los hipócritas, porque a ellos les encanta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas para que la gente los vea. Les aseguro que ya han obtenido toda su recompensa. Pero tú, cuando te pongas a orar, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre, que está en lo secreto. Así tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará.”

Que nuestra prioridad número uno sea conocer a Dios y luego debemos ir despacio y quedarnos quietos.

Reflexionemos sobre esto:

  • ¿Cuáles son las distracciones que nos impiden estar tranquilos en la presencia de Dios? ¿Cómo se pueden vencer esas distracciones?
  • ¿Por qué es a veces más fácil o más agradable pasar tiempo con nuestros amigos en lugar de pasar tiempo con Dios?
  • ¿Qué vas a hacer para ir más despacio, estar quieto, y pasar tiempo con Dios con sencillez y honestidad?

 

 

Mario Escobar

Iglesia Cristiana Ágape Internacional – Norte

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Responder a Yulissa Gomez Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *